Home INICIO

OFTALMOLOGIA PEDIÁTRICA

El manejo de los problemas visuales en los niños es de especial interés para nosotros. Es bien sabido que en muchas ocasiones, el bajo rendimiento escolar es debido a que los niños no ven bien debido a falta de lentes.

En muchas ocasiones los problemas de aprendizaje son diagnosticados erróneamente como trastornos de déficit de atención y/o psicológicos, cuando en realidad el problema es tan simple como la falta de lentes, por que el niño no ve bien.

La exploración oftalmológica y optométrica en niños es totalmente diferente a la de los pacientes adultos; es necesario saber familiarizarse con los niños, utilizando el juego y la perspicacia, pruebas especiales de simulación infantil y realizar estudios objetivos como la refracción ciclopléjica (Estudio de graduación de lentes en niños mediante la administración de gotas para dilatar la pupila). También la presencia de ciertas enfermedades diagnosticadas en la infancia como el Estrabismo, requieren una gran experiencia por el Médico. Los problemas de vía lagrimal como la dacrioestenosis (Obstrucción de la vía lagrimal) es sumamente común en los bebés lactantes y el cuidado de la misma redundarán en evitar complicaciones infecciosas mayores.

La conjuntivitis de origen alérgico es en especial frecuente en la infancia y en la adolescencia y más en ciudades donde impera la contaminación ambiental como sucede en la ciudad de México.

Las revisiones en los pacientes pediátricos usualmente se realizan a los 6 años de edad cuando inician el período escolar de manera formal, sin embargo es posible realizar diagnósticos sumamente precisos incluso en bebés recién nacidos.

Signos y Síntomas que deben alertar a los padres:

Del nacimiento a los 6 años.

  • En los bebés cuando después del tercer mes el niño no fija la mirada y es indiferente a los objetos que se le muestran.
  • Cuando una de sus pupilas (Niña del ojo) es de diferente color a la otra.
  • Cuando uno de sus ojos es más grande que el otro.
  • Que el niño talle uno de sus ojos o ambos como si estorbara algo.
  • Cuando el bebé, presenta lagrimeo constante en uno de sus ojos con mucha secreción de manera crónica y a pesar de tratamientos
    con gotas este persista.
  • Cuando se observe desviación de uno de sus ojos. (Estrabismo).

En niños entre 6 y 12 años.

 
  • Cuando hay bajo rendimiento escolar sin causa aparente.
  • Que el niño manifieste de manera directa que no ve bien por ejemplo: el pizarrón en la escuela.
  • Cuando los niños entrecierren los ojos haciendo esfuerzo visual para poder ver.
  • En caso de que el niño presente lagrimeo, ardor de ojos
    y dolor de cabeza al leer o hacer sus tareas.
  • En caso de que el niño tenga que “Torcer” su cabeza o inclinarla anormalmente para enfocar objetos.
  • Enrojecimiento crónico de lo ojos con tallado frecuente,
    molestia a la luz y parpadeo frecuente.
  • Cuando exista desviación de uno de sus ojos (Estrabismo).

Home INICIO